Las mujeres primero… finiquitando los derechos laborales

Informe de la Fundación Maria Aurèlia Capmany sobre La Ley de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral

Analizan las consecuencias sociales, jurídicas, políticas y económicas desde una perspectiva de género

Viernes 24 de febrero de 2012, por Aida Ruiz*

 

Barcelona, 24 feb. 12. La Independent/AmecoPress.- La Fundación Maria Aurèlia Capmany hemos elaborado un informe de urgencia sobre el Real decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. En este estudio hemos querido analizar las consecuencias sociales, jurídicas, políticas y económicas desde una perspectiva de género, demasiadas veces olvidada y, por lo tanto, del todo incompleta.

A pesar de que tenemos que hacer una lectura con mucha más profundidad, (que nos aportará todavía más elementos negativos y que ya se nos está evidenciando), en una lectura de urgencia ya se puede afirmar que con esta reformulación de la espina dorsal del derecho del trabajo, las mujeres seremos un colectivo diana de esta reforma, un colectivo que recibirá una doble agresión pero que se encuentra totalmente invisibilizado.

El texto normativo presentado no respeta el principio de igualdad de oportunidades vulnerando a Ley 3/2007 de igualdad efectiva entre mujeres y hombres así como diferentes artículos del Estatuto de los Trabajadores. Se nos hace del todo evidente el incumplimiento de un paso imprescindible que es el impacto de género. Hay que recordar que la Ley 3/2007, prescribe con carácter de obligación la exigencia al Gobierno, de que en cualquier proyecto de disposiciones a todos los efectos y que estén sometidas a la aprobación del Consejo de Ministros, tendrán que incorporar un informe sobre el impacto que producirán por razón de género.

Con el nuevo papel de las ETT, que pasarán también a asumir la función de agencias de colocación, se romperá el principio de igualdad de oportunidades a la hora de convocar el proceso selectivo. Esta afirmación es fundamenta en la autoselección que realizan las agencias privadas de colocación dejando fuera del proceso selectivo a las personas trabajadoras que quedan incluidas en la categoría del sexo femenino, unido a cualquier de las siguientes variables : franja de edad, estado civil, responsabilidades familiares… afectando a la calidad de la ocupación. Siendo las mujeres, las principales destinatarias de esta rotura del principio de igualdad.

Hasta ahora, nuestro marco jurídico, concretamente al artículo 12.1) de la Ley del Estatuto del Trabajadores establecía que “el contrato de trabajo a tiempo parcial se entenderá celebrado cuando se haya acordado la prestación de servicios durante un número de horas al día, semana, mes o año inferior a la jornada de trabajo de un trabajador o trabajadora a tiempo completo”. El RDL transforma la realidad de la jornada a tiempo parcial liberando de la obligación del límite cuantitativo de la jornada. Con el Real decreto Ley entran en escena -las horas extraordinarias.

Hasta ahora la jornada estaba conformada por Jornada ordinaria mas horas complementarías. Hasta ahora, el límite horario que había es débil y tenue al no establecer un porcentaje. Esta debilidad, ahora se incrementa con las horas extraordinarias. Nos encontramos con que la flexibilidad en la distribución horaria es máxima. Estamos ante un cheque en blanco para el empresario con esta nueva posibilidad que disfrutará de fijación de jornadas diferentes a las pactadas, como elemento de flexibilidad. Es indudable que estamos ante una discriminación indirecta y que vulnera el principio de igualdad.

Es evidente que esta reforma afecta a hombres y mujeres pero un golpe más las mujeres sufrimos las consecuencias de un mercado de trabajo ya de por sí discriminatorio y con una realidad que, a pesar de los adelantos, todavía no ha logrado la igualdad real entre mujeres y hombres.

Respecto a las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo. Se tiene que manifestar que la ordenación del tiempo de trabajo esta íntimamente ligado al desarrollo e implementación del principio de igualdad de oportunidades. En este sentido el Real decreto prescribe que en defecto de pacto en contra, la empresa podrá distribuir de forma irregular a lo largo del año un 5 % de la jornada de trabajo.

La distribución irregular de la jornada se tiene que enclabar en una herramienta en manos de las empresas para desarrollar la flexibilidad en la gestión productiva. Esta apuesta vuelve a golpear y a colisionar el derecho a la conciliación de la vida laboral, personal y familiar, en definitiva con el derecho a la ordenación del tiempo de trabajo .

Como conclusiones del estudio podemos destacar:

Que es una reforma que refuerza la desigualdad ya existente, incluso entre las personas que trabajan en el mismo sector. Esta reforma laboral promueve la negociación colectiva a nivel de empresa el que fomenta segmentación y la diferencia de tutelas entre las personas trabajadoras del mismo sector. En general, la reforma refuerza la desigualdad en el goce de las condiciones y esta tendencia va a reforzar las desigualdades ya existentes, especialmente en los sectores donde hay más precariedad.

La reforma sacrifica los derechos de conciliación. El incremento del poder del empresario en la fijación y en la modificación de las condiciones de trabajo, especialmente en materia de jornada supone sacrificar los derechos de conciliación de la vida laboral con la familiar. La reforma facilita al máximo la flexibilidad de la jornada en interés de la empresa: la mayor facilidad que tienen las empresas para introducir modificaciones sustanciales en materia de jornada, la posibilidad que la empresa pueda distribuir irregularmente un 5% de la jornada.

A destacar la fuerte “desnaturalización” del contrato a tiempo parcial puesto que la reforma permite el recurso a las horas extraordinarias en este tipo de contrato el que supone dar carta blanca al empresario en la fijación de la distribución de la jornada. Se da prioridad al contrato a tiempo parcial como instrumento de creación de ocupación de bajo coste en detrimento de la visión de este contrato como una fórmula de conciliación de la vida laboral con la vida personal y familiar. El nuevo régimen tiene un impacto especialmente negativo sobre las mujeres (discriminación indirecta).

Texto traducido por AmecoPress.

* Directora Fundación Maria Aurèlia Capmany

Fotos: Carme Trae.

—————————–

Estado Español – Economía – Empleo y género – Legislación y género. 24 feb. 12. AmecoPress.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s